jueves, 26 de diciembre de 2013

nos vemos

y rebote entre las conversaciones de los grupitos como un trompo viejo y gastado abstemio. me detuve en algunas, las de las voces altas y agarrada de hombros para aprobar con mueca gastado y asentimiento automático e instintivo. los duros me daban escosor, los borrachos aneurismas, los entripados un poco de tranquilidad. todo el tiempo apunto de irme, todo el tiempo apunto de vomitar, incomodidad y lucidez pelaban como una cebolla en capas mi cerebro cansado una bicicleta atada a la otra, la forma en que uno de los manillares se apoyaba en el cuadro de su compañera de metal, era homologable a la de una cabeza reposando en un hombro. eso fue tierno, entonces hice un chaskido como de "mierda" y escupí el piso y mire el piso y el pollo y con la chancleta esparcí el pollo por la baldosa agrandándolo hasta que fue solamente una mancha obscura sin burbujitas. y ahí que fui a dormir. bah, a revolcarme en mi mugre cavilando los porqués. y no pude hacerlo como siempre me pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada